CONFERENCIAS,
PRESENTACIONES
Y EVENTOS

Bárbara trabaja de forma continua en sus presentaciones y conferencias para el crecimiento personal y la capacitación en distintos países. Ha dado conferencias en países como México, España, Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, Venezuela, Guatemala, Chile, Estados Unidos y Sudáfrica, entre otros.

CONFERENCIAS,
PRESENTACIONES
Y EVENTOS

Bárbara trabaja de forma continua en sus presentaciones y conferencias para el crecimiento personal y la capacitación en distintos países. Ha dado conferencias en países como México, España, Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, Venezuela, Guatemala,Chile, Estados Unidos y Sudáfrica, entre otros.

SER MUJER LÍDER Y
EMPRENDEDORA
ESTÁ DE MODA

“Ser Mujer Líder y Emprendedora está de Moda” fue concebido con el propósito de inspirar, motivar y apoyar a las mujeres. Es un evento para destacar el trabajo de mujeres de diferentes ámbitos y culturas con historias de valor, de superación y optimismo. Mujeres que comparten un objetivo en común LUCHAR Y TRIUNFAR!! RECONOCER EL LIDERAZGO DE LA MUJER.

Un evento único, una oportunidad de compartir experiencias, desarrollar potenciales, fomentar nuevas relaciones para fortalecer la carrera y el valor profesional de la mujer así como también impulsar cambios importantes en el futuro.

En el entendido que persiste la desigualdad salarial y la escasa presencia de las mujeres en cargos gerenciales, es cierto que la incursión femenina en las empresas se está dejando sentir e influye, tanto en el desarrollo de los procesos y la innovación, como en los mercados y los hábitos de consumo.

Al nivel salarial la diferencia entre los sexos se está reduciendo gracias a la incursión de la mujer en la creación de empresas. Por ejemplo, investigaciones recientes han revelado que las compañías tecnológicas creadas por mujeres utilizan el capital y los recursos de manera más eficiente que en aquellas constituidas por hombres, cambiando por tanto los métodos

de gestión de una empresa.

Además, gracias a su mayor participación en el mercado laboral y su peso en la toma de decisiones de consumo en la familia, la influencia de la mujer en los procesos económicos de nuestra sociedad es fundamental.

Sin embargo, aunque los cambios son evidentes aún no son suficientes.
Un mayor acceso a la educación constituye una etapa clave del cambio. Hoy en día en España, -por ejemplo-, las mujeres representan el 60% de los Licenciados y el 45% del mercado laboral, pero al llegar a la alta dirección empresarial este porcentaje desciende al 10%. Aunque la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva de Hombres y Mujeres establece que las empresas debían procurar que tuviesen un 40% de presencia femenina, para el año 2015, aún se estaba lejos de esa meta.

SER MUJER LÍDER Y
EMPRENDEDORA
ESTÁ DE MODA

“Ser Mujer Líder y Emprendedora está de Moda” fue concebido con el propósito de inspirar, motivar y apoyar a las mujeres. Es un evento para destacar el trabajo de mujeres de diferentes ámbitos y culturas con historias de valor, de superación y optimismo. Mujeres que comparten un objetivo en común LUCHAR Y TRIUNFAR!! RECONOCER EL LIDERAZGO DE LA MUJER.

Un evento único, una oportunidad de compartir experiencias, desarrollar potenciales, fomentar nuevas relaciones para fortalecer la carrera y el valor profesional de la mujer así como también impulsar cambios importantes en el futuro.
En el entendido que persiste la desigualdad salarial y la escasa presencia de las mujeres en cargos gerenciales, es cierto que la incursión femenina en las empresas se está dejando sentir e influye, tanto en el desarrollo de los procesos y la innovación, como en los mercados y los hábitos de consumo.

Al nivel salarial la diferencia entre los sexos se está reduciendo gracias a la incursión de la mujer en la creación de empresas. Por ejemplo, investigaciones recientes han revelado que las compañías tecnológicas creadas por mujeres utilizan el capital y los recursos de manera más eficiente que en aquellas constituidas por hombres, cambiando por tanto los métodos

Además, gracias a su mayor participación en el mercado laboral y su peso en la toma de decisiones de consumo en la familia, la influencia de la mujer en los procesos económicos de nuestra sociedad es fundamental.

Sin embargo, aunque los cambios son evidentes aún no son suficientes.
Un mayor acceso a la educación constituye una etapa clave del cambio. Hoy en día en España, -por ejemplo-, las mujeres representan el 60% de los Licenciados y el 45% del mercado laboral, pero al llegar a la alta dirección empresarial este porcentaje desciende al 10%. Aunque la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva de Hombres y Mujeres establece que las empresas debían procurar que tuviesen un 40% de presencia femenina, para el año 2015, aún se estaba lejos de esa meta.

De acuerdo con la ONU Mujeres, los países de América Latina y el Caribe han asumido importantes compromisos en lo que se refiere a los derechos de la mujer. Todos ellos han ratificado la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, y 14 de ellos han ratificado además su Protocolo Facultativo. El sistema interamericano de derechos humanos incluye un poderoso instrumento regional para combatir la violencia contra las mujeres: la Convención de Belém do Pará. En consonancia con los acuerdos internacionales y con la Plataforma de Acción de Beijing, y tras muchos años de trabajo en favor de los movimientos de mujeres, varios países decidieron actuar para promover la igualdad de género a través de la modificación de sus constituciones, la creación de ministerios o institutos de asuntos de la mujer, la reforma de sus códigos civiles, la tipificación de la violencia de género como delito y el establecimiento de

cuotas de género para los cargos políticos.

A pesar de que casi todos los Estados de la región están considerados como países de ingreso medio, siguen existiendo altos niveles de desigualdad y exclusión social, especialmente entre las mujeres, los pueblos indígenas y afrodescendientes, y los jóvenes. De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina 2010, en esta región se encuentran 10 de los 15 países con mayores niveles de desigualdad del mundo. La seguridad pública es una preocupación creciente; surgen nuevas formas de violencia contra las mujeres y el femicidio es cada vez más habitual.

De acuerdo con la ONU Mujeres, los países de América Latina y el Caribe han asumido importantes compromisos en lo que se refiere a los derechos de la mujer. Todos ellos han ratificado la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, y 14 de ellos han ratificado además su Protocolo Facultativo. El sistema interamericano de derechos humanos incluye un poderoso instrumento regional para combatir la violencia contra las mujeres: la Convención de Belém do Pará. En consonancia con los acuerdos internacionales y con la Plataforma de Acción de Beijing, y tras muchos años de trabajo en favor de los movimientos de mujeres, varios países decidieron actuar para promover la igualdad de género a través de la modificación de sus constituciones, la creación de ministerios o institutos de asuntos de la mujer, la reforma de sus códigos civiles, la tipificación de la violencia de género como delito y el establecimiento de cuotas de género para los cargos políticos.

A pesar de que casi todos los Estados de la región están considerados como países de ingreso medio, siguen existiendo altos niveles de desigualdad y exclusión social, especialmente entre las mujeres, los pueblos indígenas y afrodescendientes, y los jóvenes. De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina 2010, en esta región se encuentran 10 de los 15 países con mayores niveles de desigualdad del mundo. La seguridad pública es una preocupación creciente; surgen nuevas formas de violencia contra las mujeres y el femicidio es cada vez más habitual.